Centro de espiritualidad zen que pretende, a través de la práctica del zazen, ayudar al ser humano al reencuentro con sus propias raíces profundas, en un clima de ecumenismo y de diálogo interreligioso, de respeto hacia todas las personas y creencias, y en armonía con la fe cristiana. 

El encuentro entre budismo y cristianismo es un hecho histórico de gran importancia en nuestro tiempo. Es significativo para la paz y el bien de la Humanidad y de la Tierra. 

Como en todo encuentro humano auténtico, el diálogo interreligioso budista-cristiano transforma a ambas partes sin que pierdan su identidad; la reencuentran a un nivel más profundo e incluso la ennoblecen. Para eso es necesario que el budista sea realmente budista y se le reconozca como tal, y el cristiano sea realmente cristiano y se le reconozca como tal. 

Solo desde este punto de vista se entiende el diálogo intra-religioso, diálogo de dos tradiciones espirituales dentro de una misma persona, como es el hecho de que en Zendo Betania cristianos practiquen zen, sin que esto lleve a un zen cristiano o a un cristianismo zen. Este encuentro entre zen y fe cristiana produce una doble conversión: por una parte hace posible adentrarse en la perspectiva zen y, por otra, lleva a descubrir una dimensión más profunda de la propia fe cristiana.